Cortejo de viejo sabio

Fui testigo de la muela que mi amigo septuagenario, divorciado y rico, le dio a una agraciada mujer de cuarenta años, directora de contabilidad de una acreditada firma comercial, divorciada, madre de un adolescente