Sorpresa conyugal

Desde sus años de adolescencia mi amigo mostraba su rechazo a los hombres que, usando su propia expresión, “disfrutaban con la carne de cocote”. Escapaba velozmente si en alguna reunión en la que participaba se presentaba un congénere con gestos, voz, o vestimenta femeniles.