Una experta aduladora

Cuando detuve el vehículo en la calle Mercedes para llevar ejemplares de mis obras a la librería Filantrópica, vi acercarse a una mujer de amplias caderas y piernas gordas, mostrando una sonrisa que agrandaba su boca.